CÓMO AUMENTAR TU INTELIGENCIA EMOCIONAL

La inteligencia emocional impulsa tu desempeño tanto en el lugar de trabajo como en tu vida personal, pero comienza contigo. Desde la confianza, empatía y optimismo hasta tus habilidades sociales y autocontrol, entender y manejar emociones propias puede acelerar el éxito en todas las áreas de tu vida.

Inteligencia emocional en acción

La inteligencia emocional establece el tono de cómo reaccionamos tanto a las emociones de otras personas como a las nuestras, y también cómo manejamos los altibajos de la vida.

Aquellas personas con alta inteligencia emocional es poco probable que confíen en sus primeros impulsos.

Por ejemplo, una persona que entiende que el estallido de ira de su hermana, es en realidad una súplica de ayuda encubierta, es emocionalmente inteligente.

Cuando se trata de entendernos a nosotros mismos, “aparece en un escepticismo alrededor de nuestras emociones” tal como lo explica Alain de Botton en sus conferencias.

Las personas que tienen alta inteligencia emocional, no se dejan llevar por sus primeros impulsos. Esto también es lo que determina cómo las personas reaccionan al fracaso: las personas con mayor inteligencia emocional tienen más probabilidades de enfrentar reveses con resiliencia, en lugar de darse por vencidas.

¿Cómo podemos obtener inteligencia emocional?

Es importante dominar la educación emocional. Debido a que no se nos enseña inteligencia emocional ni en nuestros hogares, ni en nuestra vida académica, es normal que nos encontremos con interpretaciones erróneas de dónde surgen nuestras emociones.

La inteligencia emocional impulsa tu desempeño tanto en el lugar de trabajo como en tu vida personal, pero comienza contigo. Desde tu confianza, empatía y optimismo hasta tus habilidades sociales y autocontrol, entender y manejar tus propias emociones puede acelerar el éxito en todas las áreas de su vida.

Hay 3 formas especñificas para aumentar tu inteligencia emocional:

# 1) Practica observando cómo te sientes

A menudo llevamos estilos de vida ocupados y agitados y es demasiado fácil para nosotros perder el contacto con nuestras emociones. Para volver a conectar, intente configurar un temporizador para varios puntos durante el día. Cuando el temporizador se apaga, respira profundo y observa cómo te sientes emocionalmente. Presta atención a dónde se muestra esa emoción como un sentimiento físico en tu cuerpo y cómo se siente la sensación. Cuanto más practiques, más se convertirá en segunda naturaleza.

# 2) Presta atención a cómo te comportas.

Mientras practicas conciencia emocional, tómate el tiempo para observar tu comportamiento también. Observa cómo actúa cuando experimentas ciertas emociones y cómo eso afecta tu vida cotidiana. Administrar las emociones se vuelve más fácil una vez que nos volvemos más conscientes de cómo reaccionamos ante ellas.

# 3) Cuestiona tus propias opiniones.

En este mundo hiperconectado, es fácil caer en una “burbuja de opinión”. Este es un estado de existencia en el que tus opiniones son constantemente reforzadas por personas con puntos de vista similares. Tómate el tiempo para leer el otro lado de la historia y desafiar sus puntos de vista (incluso si todavía siente que tienen razón). Esto te ayudará a entender a otras personas y a ser más receptivo a las nuevas ideas.

# 4) Asume la responsabilidad de tus sentimientos.

Tus emociones y tu comportamiento provienen de ti, no provienen de nadie más y una vez que comienzas a aceptar la responsabilidad de cómo te sientes y cómo te comportas, tendrá un impacto positivo en todas las áreas de tu vida.

No te olvides que cada día tenemos que aprender y superarnos, no nacimos aprendidos. Solo tienes que tomar conciencia de tus emociones, ver como reaccionas y saber cómo tienes que actuar ante determinados estímulos.

Con todo mi amor,

Ale.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *