fbpx

Como cambió mi negocio después de un mentor

La semana pasada estaba en playa y escuché a un niño gritándole a su papá “Papaaaaaaa ayúdame a salir del agua” su padre dejo todo lo que estaba haciendo y fue corriendo a buscarle, lo cierto es que había bastante oleaje.

Alejandra-Duarte-Coach-Verano

Eso me hizo pensar cuándo fue la primera vez que pedí ayuda para mi y para mi negocio, ¿por qué lo hice? y sobre todo ¿cuáles han sido los resultados que he tenido?

La verdad y te lo confieso, pensaba que lo sabía todo, puesto que había hecho algunos cursos online, aunque no ponía en práctica lo que aprendía, me encantaba acumular conocimientos.

Así pase una temporada, hasta que llegaron las facturas, allí fue cunado caí en cuenta que necesitaba hacer algo más que solo leer por leer, vi una frase que decía…

Alejandra-Duarte-Coach-Emprendedora-Negocio

Cuando la leí, vi la luz, dije claro, voy a hacer lo que me enseñen, actuar, fue una de las cosas más difíciles que hice, porque estaba programada para decir, pero no para hacer lo que tenía que hacer.

Lo cierto es que me costó muchísimo ponerme en marcha, y apareció mi amiga “la frustración”. Pero descubrí por qué me costaba tanto, tenía bloqueos, miedos, y mucha falta de merecimiento. Un día decidí contarme la verdad, confieso que me dolió muchísimo, porque entendí que yo misma estaba saboteando mi éxito.

Ese fue el momento en el que decidí preguntarme ¿Qué estás haciendo? ¿Esto es lo que quieres? Y allí cambió todo.

Decidí leer en internet cómo podía cambiar y así me pase en un bucle 2 años, hasta que me volví a hacer las mismas preguntas ¿Qué estás haciendo? ¿Esto es lo que quieres? Seguía sin gustarme la respuesta porque no había avanzado mucho, había pasado horas y horas en YouTube, veía todos los videos motivacionales, pero al día siguiente no sabía cómo ponerlo en acción y se me olvidaba.

Empecé a plantearme que algo pasaba conmigo hasta que en momento de desespero decidí hablar con un profesor que me dijo ¿Alguien ha pasado por lo mismo que tú? Y le dije claro habrá mucha gente, y su respuesta fue: pregúntale que hizo para avanzar.

Así conocí a mi mentora, siempre necesitamos ayuda de alguien que haya vivido la situación que queramos solucionar, es simple:

  1. Se te daña el coche, ¿A dónde lo llevas? Al mecánico.
  2. ¿Te sientes mal? Vas al médico.
  3. No sabes qué hacer con un negocio? Contratas un mentor.

Yo toda chulita, hable con una persona y le dije que yo tenía mi web perfectamente montada, pase 3 años haciéndola yo, que solo necesitaba que me ayudase a facturar y listo, le pagaría por sus servicios.  

Mi mentora con su gran sonrisa me dijo lo que tenía que escuchar, una web bonita no vende, vendes tú, desde tu energía y tu propósito de vida. En ese momento confieso que dije, vaya por dios, solo quiero facturar.

No entendía qué era eso de la energía ni del propósito, así que, me puse a investigar y cuál fue el resultado, no sabía ni siquiera qué era lo que quería, solo sentía que no estaba en el lugar indicado, que no era feliz y adivinen, eso era por la falta de propósito, en ese entonces trabajaba para una multinacional, tenía un equipo grande a mi cargo y al salir una tarde pensé “¿Qué hago aquí?”

Alejandra-Duarte-Coach-Felicidad

Así que salí corriendo de nuevo a buscar a esa mentora que era la primera que me había hablado de “esos temas” y empezó mi proceso. Me abrió los ojos totalmente y la realidad es que aunque no lo quería reconocer era:

  1. No tenía un propósito claro
  2. Iba como un barco a la deriva porque no sabía ni que era felicidad para mí.
  3. En mi negocio no tenía un plan de acción, paso a paso.
  4. No tenía objetivos bien planteados.
  5. No sabía administrar mi tiempo. Porque siempre estaba ocupada en cosas inútiles, que no me llevaban lejos.
  6. No tenía ni idea de cómo Mantener el enfoque, por eso no terminaba las cosas.

Lo cierto es que después de todas las experiencias que he tenido a lo largo de estos 10 años emprendiendo, te aseguro que pedir ayuda fue la mejor decisión.

Encontré mi propósito, entendí que antes de ver tus resultados tienes que creer en ellos y la consecuencia inevitable fue que mi negocio funcionó. Y todo se lo debo a una decisión. La de agregar a mi vida valor, invertir en mí, para poder avanzar.

Aunque confieso, que mi círculo más cercano me decía que estaba medio loca, yo seguí mi corazón, porque confío plenamente en él. Otros me dijeron, que me estaban robando, lo cierto es que ellos no habían construido nada exitoso y decidí que ellos no podían enseñarme.

Te pongo un ejemplo, yo tenía unos 30 kilos de más hace un tiempo, porque mi alimentación se basaba en Hamburguesas, Patatas fritas, Chocolate a todas horas, ¿Tu seguirías mi consejo de “come saludable”? NOOOOOOOOOO porque no existe la coherencia entre lo que digo y hago.

Te tienes que fijar en modelos exitosos, cueste lo que te cueste y paga el precio por esa mentoría. Un mentor a diferencia de lo que dicen ya muchos, es una persona que se sienta contigo unas horas a darte la “ruta” que tienes que seguir.

Ellos te acortan el camino, te ahorran tiempo, energía y dinero.  

Te pregunto ahora yo:

  1. ¿Cuál es tu propósito?
  2. ¿Qué es para ti ser feliz?

 

 

 

There are no comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

X