fbpx

No me siento merecedora

Hace unos días pregunte en mi comunidad de emprendedoras en WhatsApp ¿De qué no te sientes merecedora? Éstas fueron sus respuestas: 

  • No me siento merecedora de todo lo bueno que me pueda pasar.
  • De tener un negocio rentable.
  • De tener éxito y lograr grandes cosas.
  • De conseguir todo lo que quiero.
  • De cobrar altos precios.
  • Del Éxito, le he dado más peso a mis miedos y limites
  • De Tener un negocio exitoso y armonioso para mi
  • De nada.
  • De la vida que tengo.
  • Por que no estoy satisfecha con los resultados que doy, me exijo demasiado
  • De ganar mucho dinero por mi trabajo
  • De tener muchísimo dinero
  • De tener éxito y de lograr mis metas.
  • De la prosperidad.

¿Te sientes identificada con alguna respuesta?

Sé que es estar tu lugar, porque yo estuve allí muchos años. Sé perfectamente lo que se siente que alguien te felicite por tu trabajo y que tu no te lo creas, o la incomodidad al cobrarle a un cliente precios elevados.

La falta de merecimiento no solo afecta a tu negocio sino a todas las áreas de tu vida. Te ha pasado que llegas a un lugar y alguien te dice ¿Qué guapa estas con ese vestido? Y enseguida respondes, pues lo compre en X tienda y me costo 2 euros, en vez de decir, ¡Muchas gracias, así me siento!

Esto se debe a que aprendiste de tu entorno a que tienes que “ganarte” todo, en vez de simplemente tenerlo. Por eso, en este precioso momento puedes sentir que no eres lo suficientemente buena, no te mereces el éxito, etc. y menos si se trata de hacer lo que te gusta, porque todo conlleva un esfuerzo y mucha lucha.

Merecimiento-Alejandra-Duarte-Coach-Mentalidad-Emprendedora

Pon al servicio de la humanidad tu talento.

No te estoy diciendo que desde tu sofá puedes crear un negocio exitoso, porque no es así, sino, que desde lo que amas hacer, puedes poner ese talento al servicio de la humanidad y por lo tanto recibir la recompensa del universo con diferentes tipos de energía, sea dinero, abundancia, felicidad, amor, etc.  

Poner al servicio, ese valor único que tú tienes, hace que fluya esa energía y como consecuencia inevitable recibirás lo que mereces. Pero, hoy en día lo que ves son “filtros” esos filtros son creencias que limitan tus acciones. ¿Por qué limitan las creencias tus acciones? Porque tu mente lo que hace es buscar evidencia externa de que lo que te limita, es real, existe y te condiciona.  

Entonces ¿Qué es merecimiento?

Es tu creencia de atraer y disfrutar aquello que deseas. El merecimiento, es la llave de la puerta de la abundancia, tú decides si tienes cerrada la puerta o si la abres y en qué grado.

Si tiene alguna creencia que no respalde tu éxito, te impedirá crear éxito en tu vida.

Y las ÚNICAS cosas que califican a alguien como “merecedora de éxito” o no, son las reglas y las estructuras de creencias que creas en tu propio cerebro.

Tu propio patrón neuronal, formado durante tu vida, actúa de forma automática, si crees que es posible hacer algo, tu cerebro te impulsará con el patrón neuronal a probarte que de verdad es posible y pasa lo mismo si no lo crees. Aquí es cuando veo emprendedoras diciendo que no se sienten capaces, que no lo merecen, que no están preparadas, etc. Porque tus acciones son diferentes si te crees merecedora o no.

¿Cuál es la raíz de la falta de merecimiento?

Miedo:

Si tienes miedo de probar tus habilidades o si tienes demasiado miedo de fracasar, entonces tu cerebro evitar triunfar. Cuando la mente subconsciente, percibe miedo, te ayuda evitarlo usando diferentes estrategias. Una de esas estrategias podría ser engañarte diciéndote que no mereces el éxito.

 

Baja autoestima:

Si sientes que no eres lo suficientemente buena, puedes comenzar a creer que no mereces un negocio exitoso. La autoestima crea un sentido de derecho en ti y es algo natural sentir que mereces todo lo maravilloso de la vida. Si tienes tu autoestima alta debes sentir que el éxito te pertenece y es tuyo. Pero, si la tienes baja, sentirás que hay que luchar y estarás en una guerra interna tu sola porque no sientes que lo puedes conseguir.

 

Creencias durante tu infancia:

Los comentarios críticos de tu entorno mientras crecías como “hay que trabajar duro” “El dinero no crece en los árboles” “No soy Rockefeller” hace que siempre vayas por lo seguro, estar en un empleo estable, salario a final de mes, empleo, casa, boda, hijos, etc. Hacen que te plantees si realmente existe el “éxito” o que está solo al alcance de aquellos que se “matan” trabajando. Recuerda que los filtros son creencias personales, y que cada una decide cómo “ve” su vida, lo que para algunos puede resultar un desafío puede que para ti sea “pan comido” no te creas nada de nadie, ni incluso de mí, pruébalo todo y habla posteriormente desde tu perspectiva.

 

La culpa:

Es una emoción muy fuerte, incluso es la energía más baja que existe, es lo que te puede pasar si crees que has hecho algo mal. Por ejemplo, el dinero es “corrupto” y tu sientes que poseerlo te hace ser “eso” o también te pongo como ejemplo, en un training del año pasado tuve una alumna que me dijo “es que yo tengo y otros no” a lo que le respondí que con un negocio exitoso puede ser parte de la solución y no del problema. Porque cuando tienes dinero, puedes dedicarte a tu causa e invertir en lo que deseas, pero sin tener un céntimo eres un problema, porque no estás económicamente independiente por lo cual, dependes de un trabajo, nómina, etc.

¿Eres consciente de tus creencias?

Para saber esto tienes que hacerte 3 preguntas poderosas, pero, responde estas preguntas con el corazón, conecta con el universo y escríbelo en papel, para que tú misma leas luego en voz alta las respuestas. Si estás en mi comunidad de WhatsApp, envía las respuestas al grupo. (Si quieres entrar al grupo HAZ CLIC AQUÍ)

  • ¿Merezco todo lo que tengo?
  • ¿De qué no me siento merecedora?
  • ¿Por qué no me siento merecedora?

 

Cambiar tu forma de pensar puede ser complicado si lo haces sola por tu cuenta. ¿Por qué? Porque el trabajo de tu mente condicionada es protegerte de ser lastimada y quiere mantenerte exactamente donde estas. Pero ¿Qué pasa si no haces algo al respecto?

  1. Seguirás perdiendo tu propia confianza.
  2. No te sentirás plena en tu vida.
  3. Espantarás a tus clientes y a los prospectos.
  4. Tu negocio a largo plazo no será sostenible.
  5. Tus finanzas caerán en picado.

La falta de merecimiento puede afectar a cualquiera de las áreas de tu vida, pero cuando es en la parte profesional interfiere directamente en los resultados tangibles de tu negocio.

¿Cómo puedes empezar a cambiarlo?

Puedes poner en práctica la rueda del merecimiento.

DESEA, ABRÉTE, RECIBE, DISFRUTALO, AGRADECELO, EXPANDETE.

DESEA, ABRÉTE, RECIBE, DISFRUTALO, AGRADECELO, EXPANDETE.

DESEA, ABRÉTE, RECIBE, DISFRUTALO, AGRADECELO, EXPANDETE.

DESEA, ABRÉTE, RECIBE, DISFRUTALO, AGRADECELO, EXPANDETE.

DESEA, ABRÉTE, RECIBE, DISFRUTALO, AGRADECELO, EXPANDETE.

DESEA, ABRÉTE, RECIBE, DISFRUTALO, AGRADECELO, EXPANDETE.

…Y así las veces que sean necesarias.

No se trata tanto de enfocarte en lo que deseas, si no de sentirte merecedora de lo que ya tienes en tu vida y agradecerlo desde las entrañas y el corazón. Eso pone en marcha la rueda del merecimiento.

Ahora tienes dos opciones, leer y no hacer nada o unirte a mi grupo de WhatsApp (CLIC AQUÍ) donde comparto mis tips, secretos y contenido de valor a diario.

Sé que es no sentirse merecedora, porque he estado en tus zapatos.

Besos y mucha energía de éxito.

Comments (12)

  • Woooooow, está BRUTAL me encanta este enfoque porque aunque sigo trabajando me identifico, no es fácil soltar las creencias y más identificarlas cuando tienes toda una vida cargando con ella.
    Estoy totalmente de acuerdo que el trabajo diario es lo que te lleva a ser LIBRE de esas creencias que ya hoy no nos funcionan.
    Mi gratitud ALEJANDRA, eres mi ANGEL al rescate. Te quiero

    M. Alejandra
    Responder
    • ¡Mi bella Alejandra!
      En efecto aunque lleves toda la vida cargando con ellas, es fabuloso, porque eso te da la fuerza para avanzar cada día e identificar todo lo que te frena para trabajar ello. Me encanta que estés avanzando paso a paso mi corazón.

      Te quiero mucho!

      Alejandra Duarte Coach
      Responder
  • Excelente Post, tendemos a ser muy duros con nosotros mismos . Dibujaré la ruda del merecimiento para verla, decirla , repetirla y trabajarla cada día . Muchas Gracias 😊

    Valentina koch
    Responder
    • Fabulosoooo me encanta Valentina.

      Imprimela y pégala por todos lados.

      Alejandra Duarte Coach
      Responder
  • Maravilhosa partilha de conhecimento!

    Yamerys Alcorta Lazo
    Responder
    • Gracias! Me alegro que te haya gustado tanto! Te espero en mi comunidad. Un beso grande.

      Alejandra Duarte Coach
      Responder
  • Me encanta me quedo con la rueda del merecimiento, para visualizarla a diario!

    Diana
    Responder
    • ¡Claro! Todos los días son únicos y la rueda no es para usarla en momentos puntuales, sino para practicarla a diario, un tip, puedes imprimirla o dibujarla y situarla donde pases más tiempo en tu despacho. Besos.

      Alejandra Duarte Coach
      Responder
  • Me encanto y me identifico, Alejandra, gracias por tu contenido de valor y compartirlo, estoy en tu grupo y me encanta y motiva cada día .

    Carmen Monroy
    Responder
    • Gracias Carmen, estoy feliz de tenerte tan contenta en la comunidad. Lo importante es sentir que progresas, ese es el secreto de la felicidad 😉

      Alejandra Duarte Coach
      Responder
  • ¡Me encantó esa rueda del merecimiento! Con una técnica de aprendizaje lo memorizaré y resumiré así:
    .
    D eséalo
    Á brete
    R ecíbelo
    D isfrútalo
    A gradécelo
    E xpándete
    .
    ¡¡¡Gracias, Gracias, gracias!!

    Ysabel Colina
    Responder
    • Fabuloso Isabel, la rueda del merecimiento es poderosa, porque te mantiene siempre en movimiento en todas las áreas de tu vida.

      Alejandra Duarte Coach
      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

X